CARTA DE PRESENTACIÓN

Cosme Brull Alorda – Presidente

El Foro Baleares de la Solidaridad y del Progreso nace de una iniciativa ciudadana comprometida en la recuperación de los valores que inspiraron la Transición Española. Promovemos un diálogo riguroso desde la generosidad y transversalidad de las distintas ideologías y la aceptación de España como valor común en la conformación de un Estado de Bienestar social y económico que esté a la altura de los principales países de la Unión Europea(UE).

El grupo de ciudadanos que organizaron las masivas e históricas manifestaciones del 7 y 12 de octubre de 2017 en Palma de Mallorca en apoyo y reivindicación de la unidad de España y de las fuerzas y cuerpos de seguridad, que por aquél entonces estaban desplegadas en Cataluña para defender el orden constitucional, decidieron dar un paso adelante y constituir lo que a día de hoy el Foro Baleares de la Solidaridad y del Progreso.

Nuestro objetivo es movilizar a la sociedad civil balear y española en la defensa de un proyecto de nación integrador y compartido con ilusión por todas sus generaciones mediante acciones eficaces en el ámbito de la comunicación, la cultura, la educación y el pensamiento, fomentando el espíritu crítico y el análisis de la actualidad.

Los acontecimientos actuales, la pérdida de los valores que nuestros padres y abuelos nos inculcaron y transmitieron con la Transición, están siendo puestos en entredicho y olvidados por parte de muchos de nuestros políticos y gobernantes. Desde nuestro punto de vista, para un desarrollo saludable de la sociedad y la política en nuestro país se requiere de una participación activa por parte de la sociedad civil que implica salir de la zona de “confort” y tener presente que asumiendo la responsabilidad de movilizar a la ciudadanía y concienciar a la sociedad de esta problemática, es la única salida moralmente viable .

Podemos definir nuestra Asociación como una entidad “transversal” y no vinculada a ningún partido ni grupo político. Solo la distancia que garantiza la no vinculación con la política partidista se puede esperar y lograr alcanzar una visión más objetiva y consensuada de la realidad plural y vigente que acontece nuestro país.

Por tanto, se trata en algunos casos, de mantener esa serie de valores y principios que se alcanzaron con la Constitución del 1978 y de defenderlos como un valor innegociable frente a los ataques externos, que de forma recurrente y dolosa, se están produciendo en las Islas Baleares y España.