Merkel, ¡Sálvanos!