¿Puede confiar Europa en España?